domingo, 29 de mayo de 2011

Pintura, amor y demás juegos cromáticos...



                                                                                                                                        Para mi preciosa artista...
 


Él está en su estudio pintando, ella, medio recostada en un diván junto a la ventana acompañandole.




ÉL - ¿Sabes? el otro día pensaba en el amor...

Ella - ¿Ah si?, ¿y eso?

ÉL -No sé, se me ocurrio, estaba en mi mundo como siempre y de pronto me encontré reflexionando sobre él como el niño que sin saber como mira un juguete en un escaparate. ¿Tú qué opinas en lo referente al amor?
 
Ella -Qué es una mierda.
 
ÉL -No, en serio cuentamé, qué te parece ese sentimiento tan irracional.
 
Ella -No sé, no he tenido buena suerte en ese aspecto... pero creo que es tan bonito como doloroso...
 
ÉL -Como las rosas... como tantas cosas en este mundo, todo tiene su cara y su cruz, ¿no crees?
 
Ella -Tal vez, pero a mi ya me han salido demasiadas cruces en esta partida... ¿para cuando una bonita cara?
 
ÉL - (rió) quién sabe las tiradas que necesitamos hasta que nos sale la cara que buscamos...
 
Ella -¿Tanto pido? sólo pido una bonita cara... como la tuya
 
ÉL -(Arqueó la cejas sorprendido) ¿cómo la mia?, esta si que es buena... si ni siquiera soy guapo, soy un tipo corriente del montón... del medio del montón diría yo (rió de nuevo)
 
Ella -(sonrió), no seas bobo, además lo importante es como eres, ¿no está la belleza en el interior?
ÉL -Eso dicen, pero no sé como ando yo de interior, creo que mis órganos no son muy bellos... (cambió el gesto y adoptó un aire mas melancólico) ¿Sabes?, lo cierto es que por dentro solo soy un estúpido más, un idiota romántico que regala flores y le gusta cenar a la luz de las velas con una tonta como él... Pero cúan difíciles de encontrar son esas tontas, ¡Pardiez! Y es que eso es el amor para mí, esa sensación de inquietud, de sonrisas que florecen al pensar en ella... es maldita sensación que sábes que por mucho que te lo prometas volverá, y será mas fuerte cada vez...
 
Ella -¿Sabes qué?
 
ÉL -¿Qué?
 
Ella -Esa es la cara que quiero yo, un tonto romántico, porque yo también soy así, una tonta que sueña con encontrar de una vez a alguien que merezca la pena, a alguien que no me muestre siempre las espinas del amor, a alguien que me demuestre cuán dulce es la fragancia de eso que llaman amor, de hacer que mi corazón se vuelva loco y en mi estómago el único dolor posible sea el de las mariposas que chocan contra sus paredes queriendo acercarse a él...


Paró de pintar un segundo y la miró, ella miraba por la ventana con un brillo en los ojos que él reconocía muy bien. Y sin darse cuenta, una sonrisa se esbozó en su cara al tiempo que miraba la tranquilidad y sosiego que aquella idea que flotaba alli en el estudio habia inspirado a ambos..


ÉL -¿Sabes por qué te llamo mi preciosa artista?
 
Ella -¿Por que eres tonto y miope?
 
ÉL -No, en serio, ¿sabes por qué?
 
Ella -No. Dimelo tú
 
ÉL -Sencillo, porque tu pensamiento dibuja una sonrisa en mi cara...
 
Ella -¡Por favor!, no me seas así... ¡sabes que no es verdad!
 
ÉL -Si que lo es, oye cada uno lo que sabe, ¿no?, yo pinto cuadros y tú dibujas sonrisas... al menos en mi cara...
 
Ella -¿Sabes qué?
 
 ÉL -¿Qué?
 
Ella -Tienes razón, eres un idiota romántico, como yo...



                                                                                                                                                                     Pedro-Ángel                    
 

miércoles, 25 de mayo de 2011

Sobre el pasado, los viejos amigos lo cambiante del (propio) ser

     


     Reflexionaba el otro dia sobre un hecho, el rencuentro con una vieja amiga, vieja compañera de camino de ese arduo y largo viaje que es la vida de uno. Esa aventura que a cada paso se antoja mas extraña y menos fácil, que, a cada paso, se aleja de esa idea infantil de felicidad supina solo con un dulce y una siesta.


     Pues bien, el rencuentro con un viejo conocido suele ser motivo de gozo y agrado. En efecto lo fue, pasamos una tarde agradable en la compañia del otro, alegres ambos por volver a vernos despues de tanto tiempo y tribulaciones. Pero no solo fue un rencuentro, fue luego una reflexión personal, una reflexión sobre lo que fuí, lo que soy y el desconocimiento de lo que seré.


      Habian pasado ya como 2 años, algo que no parece tanto tiempo, y sin embargo, me parecía un mundo. Me vi tan distante de aquel que era cuando nos conocimos, y mucho más distante aún del que fuí cuando perdimos el contacto. Pensé entonces en lo acaecido antes de esos 2 años, puse en marcha mi mente y acudí a mis archivos de memoria, a mi registro de acontecimientos personales. Y pensé en ello, en todo, en mi propia historia. Era increible, ya no parecía ni el mismo.


     Soy algo drámatico, claro que sigo siendo igual en algunos aspectos, pero no en otros. Cada granito de arena de esos dos años transcurridos no habian hecho mas que aumentar la duna que se vino gestando desde hacia más tiempo aún. 


     Sonreí al pensar en las locuras cometidas, en los errores, que ahora se me antojan como de tarde melancólica en un poema de antaño. No pude por más que esbozar una tierna sonrisa por esos poemas de loco enamorado que escribí. La historia de aquellos ojos azules que tanto amé y perseguí, y que, ¡curioso!, hoy están ahí más que nunca de una manera que nunca hubiera imaginado, pero más sinceros que nunca.


     Y me di cuenta de lo cambiante del propio ser. Y también de lo imperecedero de otros valores, como la estupidez, el romanticismo, y ese espíritu bohemio que nunca me ha abandonado (con o sin bigote). Pero al menos me alegró comprobar que los errores cometidos han servido para algo, que ya no soy aquel chico ingenuo, pero sí el mismo estúpido romantico tontorrón...es curioso, pero estoy orgulloso de haber llegado a lo que soy ahora. Me alegra ver que sigo conservando esa esencia que me hizo pasarlo tan mal, que me hizo disfrutar de momentos mágicos e inigualables. En definitiva, las luces y sombras de mi paso por este camino arduo y extraño llamado vida.


     La vida es, en efecto, un camino extraño, pero sorprendente, en el que en el momento menos esperado, florece la primavera en forma de flor, de unos ojos que te miran brillantes y sinceros, de palabras dulces y de sonrisas cálidas. De nuevos latidos para un corazón al que aún le quedan muchos vuelcos por dar, malos, buenos y mejores. 


     Y llegado a esto, brindo por vosotros, los que ayudais a construir con cada granito esa duna que no para de mover y de cambiar de forma, mi vida. Para los que habeis aportado cosas malas, bastantes, deciros que vuestros granitos de arena solo me han hecho aprender y seguir haciendolo. Y para los que han aportado cosas buenas, pocos, pero que han hechado puñados de arena, que han hecho tambalear a veces (en el buen sentido) mi vida, a esos no hay nada que pueda deciros que no sepais. Que sois muy importantes, que sois pocos pero tan valiosos y raros como encontrar un diamante en una bubuja en las profundidades abisales. Pero tan reales como la vida misma.


     Y quién sabe lo que ocurrirá mañana cuando me levante, cuando el sol me dé en la cara y la brisa acaricie mi rostro, ¿qué palabras de aliento, de odio o de amor llegaran a mis oidos? ¿qué ojos me miraran y que labios me insultarán, me animarán, me besarán? Solo hay una manera de saberlo, saliendo a la calle y moviendo mi bohemio culo para seguir caminando y descubriendo lo que me depara doblar la siguiente esquina.




os dejo con algo que escribí hoy, espero que os guste



                Quizás la primavera esté mas cerca de lo que parece, quizás en el momento en el que uno prefiere estar cubierto de nieve, resbalando esta por su chupa de cuero.
          
                Quizás en ese momento, el sol sale y te obliga a ir en mangas de camisa y dejarte deslumbrar por sus hermosos ojos, por sus bellas palabras...
          
                 Quizás, quién sabe... lo importante es que el viaje continua, y no sabes quien se encargará de revolver tus rizos, giñarte un ojo y llamarte tonto con una sonrisa deslumbrante.
          
                  Nunca se sabe qué labios te sonreirán, ni cuales te besarán... pero bien es cierto que el viaje continúa... quién sabe si con margaritas en los campos...





Pedro-Ángel Cuevas 

viernes, 13 de mayo de 2011

Entre bohemios y poetas, latas de atún y cigarrillos a media noche...


   Vuelvo a mi mundo, moviendo hasta aquí mi bohemio culo, más bohemio que nunca, rebuscando entre mis cajones las libretas con mis versos, viendo aquellas lineas que plasmaron en imagenes algún sueño o alguna elucubración surgida sin duda desde lo mas profundo de mi ser, desde la mas avisal fonda de mis entrañas. Allí donde ni  yo mismo sé la exacta profundidad que alcanza. Porque lo cierto es eso, que últimamente ni yo sé realmente hasta donde llega esa profundidad humeda y oscura, ¿qué hay ahí debajo? un cúmulo de cosas desconocidas, de pensamientos que ni me atrevo a imaginar. Ultimamente, me miro al espejo y a veces hay reminiscencias en mí que no logro recordar que antes estuvieran, es extraño, pero se hace mas evidente con el tiempo, no me (re)conozco del todo. Pero supongo que para bien o para mal eso es parte del crecimiento de una persona. Y por lo menos espero que lo esencial siga como hasta ahora y no cambie.

   Y es que ese interior sigue siendo tan jodidamente bohemio como al principio, y han pasado mil cosas, cientos de adversidades y algunas cosas buenas. Pero mi interior sigue igual, sigue pensando con los pies en las nubes y la cabeza en la luna, con el corazón vólatil entre las estrellas del cosmos... como la estela de un cometa que no tiene rumbo fijo, que va donde puede, donde le empujan las circunstancias de este cosmos que llamamos vida.

   Y estoy seguro, que una vez muerto, esos sueños, cumplidos o no, se elevarán, se suspenderán ingrávidos hacia ese cielo plagado de estrellas, con direccion hacia esa luna que tantas veces invoqué con palabras de amor, que tantas veces se vio reflejada en mis ojos y desee pisar su superficie. Pues bien, esos sueños, junto a mis versos, pero no los guardados en cajones, si no los secretos, los nunca pronunciados por mis labios, esos que siempre retuve en mi corazón, se alzarán, volando libres, y no solo ellos, también lo haran un puñado de besos robados y el olor a sabanas revueltas de las noches en las que nos amabamos... y en forma de viento huracanado llegará a la luna, y arrastrará consigo una semilla. Una semilla que depositará en uno de  los muchos cráteres que tiene su superficie, y de esa semilla nacerá una flor -azul, no podia ser de otro modo- que contendrá todo lo que fui, todo lo que seré, que atesorará mi alma misma, mis delirios bohemios y mi corazón eternamente enamorado.

                                                         

   Y esa flor, contendrá mi volátil e ingrávida alma. Lo que fuí, lo que soy, y lo que algún día, llegaré a ser. 






                                                                                                                                                                                              Pedro-Ángel
   

Presentación

    Por fín me atrevo a comenzar esto sólo. Venciendo a la pereza e inclemencias del tiempo.


   (Pedro-Ángel, 16 de Julio de 1989, Valladolid, actualmente residiendo en Burgos y aspirando a concluir sus estudios de Ing. de la Edificación.)




Todo empezó una noche de insomnio y locuras. Entre las fisuras del sueño en mi alma y los delirios de quién sabe si alguna ánima. Tal vez la luna, quizás la noche con su espectro misterioso y depresivo, con sus brumas de inconsciencia y surrealismo. Comprendí entonces, que las letras también ayudaban a seguir edificando mi mundo, ese mundo lleno de surrealidad y nihilismo que hasta entonces solo estaba siendo dibujado. Pero nihilismo en el que nada es todo en el sentido de que lo mas minúsculo, lo que para el resto es "nada" puede a veces convertirse en "todo" para alguien. Tal vez una mirada, un murmullo inperceptible, el rumor del viento entre las ramas con hojas secas en otoño. Todas esas pequeñas cosas, despreciables, para algunos como yo son enormes.

Y esos murmullos que a mi alma vertían los labios mas silenciosos de las profundidades de mis entrañas. Los sueños en estado puro de mi inconsciente, esos sueños iban saliendo, convirtiéndose en versos, sobre las paginas de aquellos cuadernos, a la luz de la luna y las incoherencias de las noches sin ella.

El pájaro del alma volaba ya a su antojo, de aquí para allá, posandose en las ramas de mi inconsciencia, de mis sueños, de mis pesadillas. Piaba y piaba, cada vez mas fuerte, piaba su melodia jamás olvidada, nunca dormida. Esa melodía que sólo mi alma conocía. Piaba y piaba, hasta que yo la tarareara en sueños, hasta que yo la cantara en la ducha, hasta que yo no pudierla olvidarla nunca.

Y así, entre surrealismo, nihilismo y otros telares creo mi propio mundo, a cada paso, a cada verso. Siempre tarareando en mi mente una canción que mis labios no conocen, que mi alma no olvida.

Piaba y piaba aquel pájaro del alma, y los pequeños aleteos de aquel vencejo creaban enormes ventiscas de versos que salpicaban cada uno de los rincones de mi bohemia alma de lata azul.



haré esto lo mejor que pueda, atentamente,

Pedro-Ángel













follow me! http://twitter.com/#!/petecue

 



          grazie mille!