domingo, 29 de mayo de 2011

Pintura, amor y demás juegos cromáticos...



                                                                                                                                        Para mi preciosa artista...
 


Él está en su estudio pintando, ella, medio recostada en un diván junto a la ventana acompañandole.




ÉL - ¿Sabes? el otro día pensaba en el amor...

Ella - ¿Ah si?, ¿y eso?

ÉL -No sé, se me ocurrio, estaba en mi mundo como siempre y de pronto me encontré reflexionando sobre él como el niño que sin saber como mira un juguete en un escaparate. ¿Tú qué opinas en lo referente al amor?
 
Ella -Qué es una mierda.
 
ÉL -No, en serio cuentamé, qué te parece ese sentimiento tan irracional.
 
Ella -No sé, no he tenido buena suerte en ese aspecto... pero creo que es tan bonito como doloroso...
 
ÉL -Como las rosas... como tantas cosas en este mundo, todo tiene su cara y su cruz, ¿no crees?
 
Ella -Tal vez, pero a mi ya me han salido demasiadas cruces en esta partida... ¿para cuando una bonita cara?
 
ÉL - (rió) quién sabe las tiradas que necesitamos hasta que nos sale la cara que buscamos...
 
Ella -¿Tanto pido? sólo pido una bonita cara... como la tuya
 
ÉL -(Arqueó la cejas sorprendido) ¿cómo la mia?, esta si que es buena... si ni siquiera soy guapo, soy un tipo corriente del montón... del medio del montón diría yo (rió de nuevo)
 
Ella -(sonrió), no seas bobo, además lo importante es como eres, ¿no está la belleza en el interior?
ÉL -Eso dicen, pero no sé como ando yo de interior, creo que mis órganos no son muy bellos... (cambió el gesto y adoptó un aire mas melancólico) ¿Sabes?, lo cierto es que por dentro solo soy un estúpido más, un idiota romántico que regala flores y le gusta cenar a la luz de las velas con una tonta como él... Pero cúan difíciles de encontrar son esas tontas, ¡Pardiez! Y es que eso es el amor para mí, esa sensación de inquietud, de sonrisas que florecen al pensar en ella... es maldita sensación que sábes que por mucho que te lo prometas volverá, y será mas fuerte cada vez...
 
Ella -¿Sabes qué?
 
ÉL -¿Qué?
 
Ella -Esa es la cara que quiero yo, un tonto romántico, porque yo también soy así, una tonta que sueña con encontrar de una vez a alguien que merezca la pena, a alguien que no me muestre siempre las espinas del amor, a alguien que me demuestre cuán dulce es la fragancia de eso que llaman amor, de hacer que mi corazón se vuelva loco y en mi estómago el único dolor posible sea el de las mariposas que chocan contra sus paredes queriendo acercarse a él...


Paró de pintar un segundo y la miró, ella miraba por la ventana con un brillo en los ojos que él reconocía muy bien. Y sin darse cuenta, una sonrisa se esbozó en su cara al tiempo que miraba la tranquilidad y sosiego que aquella idea que flotaba alli en el estudio habia inspirado a ambos..


ÉL -¿Sabes por qué te llamo mi preciosa artista?
 
Ella -¿Por que eres tonto y miope?
 
ÉL -No, en serio, ¿sabes por qué?
 
Ella -No. Dimelo tú
 
ÉL -Sencillo, porque tu pensamiento dibuja una sonrisa en mi cara...
 
Ella -¡Por favor!, no me seas así... ¡sabes que no es verdad!
 
ÉL -Si que lo es, oye cada uno lo que sabe, ¿no?, yo pinto cuadros y tú dibujas sonrisas... al menos en mi cara...
 
Ella -¿Sabes qué?
 
 ÉL -¿Qué?
 
Ella -Tienes razón, eres un idiota romántico, como yo...



                                                                                                                                                                     Pedro-Ángel                    
 

1 comentario:

  1. ¿quién sabe las tiradas que necesitamos hasta que nos sale la cara que buscamos? muchas mi querido (y estúpido)artista, muchas. pero cada una de ellas es necesaria para llegar a la última y definitiva.

    ResponderEliminar