lunes, 4 de julio de 2011

Luz interior

     La brisa trajo un rubor de sueños increibles, de recuerdos del ayer y ritmos de blues

     Sus ojos reflejaban el destello del lucero del alba. Su cuello, perfumaba rico.

     Notaba al sostener sus dedos su pulso, como el compás del mejor hit del momento.

     Era una canción secreta, como un susurro imperceptible y mágico que sólo nosotros conocemos.

     Estaba el mundo a oscuras, sólo la luz de su alma brillaba en un firmamento de sueños imposibles en el que mi barco naufragó una vez.

     Esa luz era ahora mi guía, mi luceroen aquellas noches de tormenta.

     Las sirenas enmudecieron.

     Sus cantos cesaron, comprendieron que nada podían hacer para atraerme hacia los acantilados de su desidia.

     Ahora no. No ahora que una luz tan fuerte me guiaba en mi travesía.

     Había un mar de dudas por delante, pero no me importa nadar...



                                                                                                                                                                     Pedro-Ángel

No hay comentarios:

Publicar un comentario