lunes, 5 de marzo de 2012

Sobre amaneceres y caricias. (Besos y semáforos)

      para ti, que provocas esas sonrisas a cada paso, a cada pensamiento.

                

                 Abrió sus ojos y sonrió, el primer pensamiento que pasó por su mente fue ella. Despertar así era lo más bonito, lo único mejor era cuando, después de ese pensamiento, giraba la cabeza y veía junto a él sus preciosos ojos. Su respiración acompasada y tranquila, un segundo mágico. Pues pronto, como si supiera que la miraba, abría sus ojos y devolvía la mirada. Ese instante, en el que sus miradas se cruzaban era aún más especial. Seguido a esto, como para sellar todos los sentimientos contenidos en aquellas miradas, una sonrisa y un beso.

                Así de sencilla es la FELICIDAD, esos instantes. Como cuando detienen el mundo en un beso, en medio de la calle sin importar nada más. Como cuando el semáforo se pone rojo, rojo pasión, rojo carmín de tus besos. Cada caricia, cada mirada, cada sonrisa es especial y mágica, supongo que es amor. Que la volví a cagar, que me enamoré. ¿Lo mejor? que ella me devuelve la mirada, la sonrisa, las caricias... que los dos nos ahogamos en un mar de besos.



Pedro-Ángel

No hay comentarios:

Publicar un comentario